VUELVE LA SALVAJE BECERRADA DE EL ESCORIAL

La becerrada del 2010 Foto: Igualdad Animal
Según la Gaceta Escurialense, a finales de julio del 2014 se organizarán las Fiestas de Mozos, Casados y Viudos en El Escorial por primera vez desde 2010. Habrá baile, fuegos artificiales y "una becerrada en la Plaza cuyos matadores son vecinos del pueblo elegidos por una rifa entre los compradores de un recibo." Hace cuatro años la becerrada  tuvo lugar en el Parque de la Manguilla con la oposición frontal de muchos vecinos, Entorno Escorial y otros grupos como PACMA. En la becerrada, equipos de “toreros” humillan, torturan y matan a becerros de dos años. Como no son profesionales, la muerte del animal es aún más lenta y dolorosa que en una corrida. En 2010, varios activistas grabaron cómo los becerros jadeaban sangrando por la boca, para posteriormente sangrar a borbotones. Durante el tiempo que estos animales estuvieron agonizando, se documentaron toda clase de torturas, incluyendo cómo a uno de los becerros le cortaban las orejas cuando permanecía todavía con vida ante una niña menor de edad a quien posteriormente se las han entregado.

Vídeos de la becerrada del 2010 (Igualdad Animal):

http://www.vimeo.com/13810353  (la larga agonía del becerro)
http://vimeo.com/13809298 (dan las dos orejas a una niña de 10 años)

4 comentarios:

grup de suport a protecotres dijo...

Aqui hay problemes mentales muy graves

chema dijo...

Hola, como autor literal de las palabras que citáis (el artículo de la Gaceta hace referencia a un artículo mío de 2010 que es donde están escritas esas palabras) os indico que por lo que se, todavía no está muy claro que vayan a hacer becerrada y en qué términos (se comenta la opción de hacerla a la portuguesa sin herir al animal o algo así).

Entorno Escorial dijo...

Gracias por la información, Chema. Sería estupendo que se haga una becerrada a la portuguesa, sin humillar ni herir al animal. Sin duda, sería un gran paso adelante.

carmen dijo...

Aunque el animal también sufre un miedo atroz. Algunos mueren por paro cardiaco